Consejos para evitar situaciones de conflicto en la gestión de los centros ecuestres

imagesCAMA7IAVMuchos de los problemas derivados de la gestión de un centro ecuestre podrían evitarse si tomásemos algunas precauciones, tales como la señalización de las principales normas mediante carteles anunciadores, así como la redacción de unas normas de funcionamiento interno o reglamento de régimen  interior, al que deberán adherirse los clientes tras la firma del contrato, en el que se establezcan los horarios y condiciones de uso de las instalaciones, la obligatoriedad de montar con casco, necesidad que los menores estén acompañados de sus padres, prohibición de fumar en las cuadras, ubicación y custodia de las monturas y guarniciones, estacionamiento de vehículos etc…

 Resulta  fundamental que las condiciones del servicio de pupilaje que realicen en su centro ecuestre, vengan reflejadas en un documento contractual suscrito entre ambas partes, el cual no tiene por qué ser excesivamente complicado, debiendo reflejarse principalmente, además de los datos de identificación, una adecuada descripción del caballo, y el precio por cada uno de los servicios que han sido contratados. Respecto de la falta de pago, podría indicarse que el centro tendría derecho  de retención del animal hasta que no le sean abonados los gastos derivados de su pupilaje debidamente justificados, dado que nuestro Código Civil reconoce el derecho de retención por los gastos reintegrables a favor del acreedor.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkdin
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario