Home » ¿Es posible reclamar daños y perjuicios a un transportista por las lesiones sufridas por un caballo durante un viaje?

¿Es posible reclamar daños y perjuicios a un transportista por las lesiones sufridas por un caballo durante un viaje?

El contrato de transporte es aquel negocio jurídico por el que un porteador a cambio de un precio, se obliga a trasladar una mercancía desde un punto a otro. La principal obligación del transportista es entregar los efectos cargados en el mismo estado en que se hallaban al tiempo de recibirlos sin detrimento ni menoscabo alguno, salvo caso fortuito, fuerza mayor o naturaleza y vicio propio de las cosas.

Quiere esto decir que si los daños del caballo han sido como consecuencia de un defectuoso estado de la balda de separación, estrechez de los espacios, falta de vigilancia, conducción temeraria, o por cualquier otro defecto, o falta de diligencia del transportista, responderá éste de los daños causados. Pero si el daño ha surgido como consecuencia de una actitud del caballo que no pudo preverse o que prevista fuera inevitable, como patadas o movimientos bruscos generados por su estado de nerviosismo, quedará el transportista exonerado de cualquier responsabilidad en el suceso.

No obstante, para que su reclamación prosperase, es muy importante que haya formulado fehacientemente la correspondiente reclamación en el momento de la entrega del caballo, ya que en la legislación mercantil y del transporte terrestre aplicable a este supuesto, existen unos plazos concretos y de caducidad para efectuar una reclamación formal y transcurrido este término, no se admitirá reclamación alguna contra el transportista respecto al estado en los que se entregaron los géneros.

trasnporte