Home » Sin categoría

Category Archives: Sin categoría

Guía sobre la incidencia en el sector ecuestre de la declaración del Estado de Alarma por coronavirus

Las medidas acordadas por el Gobierno de España como consecuencia de la declaración del estado de alarma están cambiando constantemente en función de la evolución de la epidemia por el COV-19. 
Con relación a las nuevas restricciones adoptabas por el Consejo de Ministros extraordinario del domingo  29 de marzo de 2020 ampliando las medidas de confinamiento de la población a todos los trabajadores cuya actividad se considere no esencial, hemos elaborado la siguiente guía de preguntas y respuestas en la que interpretamos la incidencia en el sector ecuestre de las medidas legales actualmente en vigor:
¿El trabajo de los jinetes profesionales se considera actividad esencial?
Atendiendo a la última modificación de las medidas acordadas en la declaración del Estado de Alarma aprobadas por el Consejo de Ministros extraordinario de 29 de marzo de 2020, se ha prohibido el desplazamiento por motivos laborales de toda la probación con la única excepción de aquellos que realizan una actividad esencial entre las que no se han incluido a los jinetes profesionales. No obstante en mi opinión, en la medida que los jinetes profesionales son los responsables del mantenimiento de los caballos de sus clientes, cuando no haya otra alternativa, por razones de bien estar animal estarán facultados para realizar los trabajos mínimos para preservar la salud de los caballos. 
¿Qué medidas deben tomar los centros hípicos?
Los centros hípicos deberán permanecer cerrados durante la vigencia del estado de alarma permitiendo únicamente el acceso a las personas encargadas del cuidado de los caballos para que realicen las actividades de alimentación y limpieza diaria de los caballos y sus boxes así como las tareas mínimas que permitan el mantenimiento físico de los caballos. Todo ello garantizando que el personal que accede al centro está dotado con los equipos o medidas de protección adecuada y se respetan todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias.
¿Puede un propietario particular acceder a la hípica para cuidar a su caballo?
No, salvo que se pudiera acreditar que no es posible que la propia hípica se encargue del cuidado de su caballo, por lo que éste se debería desplazar con la documentación que acredite la titularidad del caballo, el lugar donde esta estabulado, siendo también recomendable que la propia hípica le certifique que el propietario es el encargado de su cuidado y mantenimiento.
¿Se puede montar a caballo en una finca privada?
Montar a caballo estaría considerado como una actividad deportiva o de ocio por lo que durante el Estado de Alarma no está permitido hacerlo, aunque en el supuesto que se realice dentro del propio domicilio del jinete sin que al mismo tengan acceso terceras personas, cabría interpretarlo positivamente. 
Nuestra recomendación es apelar a la prudencia y responsabilidad, toda vez que aunque no se salga de la propiedad privada y no se mantenga contacto con otras  personas, el jinete estaría asumiendo un riesgo de accidentes en un momento en el que los centros sanitarios están colapsados.
¿Qué sanciones podrían imponerse a los que incumplan las medidas?
Según el Real Decreto de declaración del Estado de Alarma, el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de las autoridades competentes en el estado de alarma será sancionado con arreglo a las leyes, en los términos establecidos en el artículo diez de la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio. Las multas se sitúan entre los 600 y los 1.500 euros por infracción leve pudiendo llegar hasta los 600.000 € para los casos de infracción muy grave.

¿Pueden seguir trabajando los veterinarios?
Si. La labor de los veterinarios se considera actividad esencial por lo que podrán prestar servicios veterinarios de emergencia a los caballos, además de cumplir con otras funciones fundamentales e imprescindibles para el bien estar animal así como evitar el riego de propagación de otras enfermedades.
¿Pueden trabajar los herradores?
No. Los herradores no han sido incluidos dentro del listado de profesiones esenciales, por lo que únicamente cabría interpretar que podrían realizar determinados servicios puntuales a un caballo por razones de urgencia siempre que cuenten con el justificante veterinario correspondiente.
¿Se pueden contagiar los caballos o contagiar a los humanos?
Hasta el momento la Organización Mundial de la Salud ha señalado que no hay evidencia científica de que los caballos puedan contagiarse o transmitir el COVID-19 a los humanos.
Es cierto que existe una enfermedad llamada Coronavirus Entérico Equino y que, al igual que el COVID-19, también es un coronavirus sin embargo, son virus de distinta cepa, sin que hasta la fecha haya evidencias que ambos virus sean transmisibles entre humanos y équidos.

10 THINGS TO CONSIDER BEFORE SHARING A HORSE

1.- Although it seems obvious, writing a simple share horse contract will avoid many future problems. It is also important to sign the date, place of subscription of the document, and fill in all the data of both parties in the contract and the shared horse

2.- Indicate who is responsible for all farrier, veterinary and livery costs

3.- The share contract period. We recommend that a term shall be established in months with the possibility of continue until terminated by either party

4.- The stables where the horse is going to be kept and the prohibition to move it without authorization of the owner

5.- The use for which the horse is allocated and the duties of the sharer-rider who receives the horse

6.- The authorization to the sharer to attend equestrian competitions with the horse

7.- The sharer won’t allow any other person to ride the horse without the owner’s prior permission

8.- A veterinarian clinic shall be designated just in case of horse emergency.

9.- If the sharer is required to subscribe a rider insurance cover for all activities with the horse

10.- To settle a base in case the horse is sold, so the share contract can be cancelled in advance and the sharer may have a right to receive any commission

 

¿COMO FUNCIONA EL CORRETAJE DE CABALLOS EN ESPAÑA?

La mediación o corretaje de caballos, cuya licitud se admite al amparo del artículo 1255 del Código Civil, es aquel contrato en virtud del cual una persona interesada en adquirir un caballo, encarga a un profesional que le sirva de intermediario para localizar y conseguir la venta de un équido, recibiendo una retribución a cambio de sus gestiones. En España a diferencia de otros países de nuestro entorno, no existe ninguna ley específica para regular el corretaje de caballos por lo que este contrato calificado por la doctrina como “atípico” se tendrá que regular en base a lo que libremente acuerden las partes, siendo recomendable que se regule mediante un documento por escrito en el que se plasmen todas las condiciones del negocio al igual que en su caso, respecto del futuro contrato de compraventa de caballo.

La costumbre en este tipo de operaciones es que el corredor reciba una cantidad equivalente al 10% del precio de compra más el IVA correspondiente y que esta cantidad sea abonada íntegramente por el vendedor. Sin embargo, es posible establecer que ambas partes paguen la comisión, que la abone únicamente el comprador o cualquier otra norma o condición en virtud de la libertad de pactos que rige en este tipo de actividad.

No existe ningún contrato tipo para esta actividad, por lo que en cada caso habría que realizar un contrato específico que se adapte a las necesidades del negocio, y posteriormente ir adaptándolo a los cambios y a la experiencia acumulada para evitar las numerosas situaciones de conflicto que se generan cuando los acuerdos no están claros ni constan en el correspondiente contrato por escrito.

DIEZ CONSEJOS PARA REDACTAR UN CONTRATO DE COMPRAVENTA DE CABALLO

Looking over a horse lease agremeentEn infinidad de ocasiones mis lectores me han solicitado un modelo de contrato de compraventa de caballo con el objeto de salir del paso de cualquier acuerdo rellenando sus casillas como si fuera un formulario. Sin embargo, al igual que no existen dos caballos iguales, la utilización de un formulario tipo nos puede llevar a cometer importantes errores si no tenemos en cuenta que cada negocio es distinto en función de los pactos y circunstancias personales de las partes, de ahí que en vez de facilitaros un modelo, he considerado más adecuado reflexionar sobre los diez aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de elaborar este importante documento:

 1º.- Aunque parezca una obviedad, la fecha y el lugar de suscripción del documento tienen importantes consecuencias jurídicas, tanto para determinar la Ley aplicable, como para poder computar los plazos para reclamar por cualquier tipo de incumplimiento.

 2º.-Coviene que nos fijemos en cumplimentar correctamente todos los datos del vendedor, del que debemos asegurarnos que es el verdadero dueño del caballo, así como los datos del comprador. Los domicilios de ambas partes tendrán importantes efectos legales, tanto por ser el lugar donde tendrán que practicarse las notificaciones como en el supuesto que hubiera que interponer una acción judicial y no se haya pactado un fuero expreso.

 3º.- El caballo objeto de la compraventa debe estar identificado de la forma más amplia posible, indicando toda la documentación de la que se disponga, su Carta de Origen si la hubiere, Documento de Identificación Equina o Pasaporte, número de microchip, OCA en la que esté inscrito etc…

 4º.- El precio es un elemento esencial como también la forma de pago, en este sentido, aunque nos preocupen las consecuencias fiscales tanto por la prohibición de realizar pagos en efectivo superiores a mil euros, como por los impuestos que se devenguen por la compraventa, recomiendo reseñar siempre el precio real de la operación ya que de lo contrario, en caso de conflicto nos resultará muy complicado poder reclamar la devolución del dinero.

 5º.- Con respecto a los impuestos que gravan la compraventa, debemos saber que si la compra se realiza entre particulares, estará exenta de IVA pero devengará el impuesto de Transmisiones Patrimoniales cuyo pago corresponde al comprador y cuyo tipo impositivo suele estar en torno al 4%. Pero si la compraventa se realiza por un vendedor que tenga la condición de profesional hípico, como pudiera ser un marchante, un ganadero o un jinete profesional, la operación estaría sujeta al IVA, al tipo general aplicable en el momento de la transmisión (actualmente al 21%).

 6º.- El objeto o disciplina al que se destinará el caballo es importantísimo, ya que si por ejemplo compramos un caballo para competir en doma clásica y resulta que éste no reúne dichas cualidades aunque sirva para otros fines, el contrato podría declararse NULO con independencia que se hayan rebasado los plazos legales de cuarenta días para el ejercicio de las acciones por vicios ocultos.

 7º.- La realización o no de un examen de pre compra, es un dato que conviene dejar recogido en el contrato de compraventa, ya que se podría desplazar la responsabilidad del vendedor al veterinario que realizó el examen, en caso de error en su dictamen.

 8º.- Sabemos que un caballo puede lesionarse o enfermar en cualquier momento, por lo que resulta conveniente señalar el lugar y momento de la entrega de la posesión del caballo y si hubiera que transportarlo determinar quién corre con los gastos y responsabilidad de dicho traslado.

 9º.- Respecto a los plazos para reclamar por vicios ocultos, nuestro Código Civil establece que las acciones tendrían que interponerse en el plazo de cuarenta días naturales. En la práctica hemos visto que es muy difícil cumplir estos plazos por lo que en base al principio dispositivo que rige en nuestro derecho civil, las partes libremente pueden acordar un plazo mayor, por lo que es un aspecto que intensaría negociar en función de los intereses del comprador y vendedor.

 10º.- Por ultimo recomendamos que se designe un Juzgado de capital de provincial como fuero expreso para caso de litigio, evitando los mayores costes de desplazamiento y retraso que suelen acumular los juzgados competentes en el ámbito rural.

Propiedad de un caballo abandonado

5Hace ya 6 días que apareció un caballo en mi vecindario, hay que decir que somos tres casas en medio del bosque a las afueras del pueblo. Hemos avisado a hípicas de la zona, ayuntamientos, etc y nada. El caballo lo tengo yo, es una finca y tengo mucho espacio. ¿Si no apareciera el propietario que debo hacer si me lo quiero quedar?

Actualmente es complicado que un caballo carezca de dueño por cuanto que en su inmensa mayoría están micro chipados y reseñados con el nombre de su propietarios en un registro ganadero dentro de las oficinas comarcales agrarias (OCA) perteneciente al término municipal donde radique el establo.

Afortunadamente, nuestro derecho que aún conserva una importantísima influencia del Derecho Romano, tiene previsto lo que ocurre con las cosas muebles y animales abandonados conocidas como “res nullius”.

Y en este sentido la solución a tu consulta la encontraremos en dos de los artículos más bonitos en de nuestro Código Civil. El artículo 606 cuyo tenor dice “Se adquieren por la ocupación los bienes apropiables por su naturaleza que carecen de dueño, como los animales que son objeto de la caza y pesca, el tesoro oculto y las cosas muebles abandonadas”. Y el artículo 612 que señala que “El propietario de un enjambre de abejas tendrá derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno, indemnizando al poseedor de éste el daño causado. Si estuviere cercado, necesitará el consentimiento del dueño para penetrar en él.

Cuando el propietario no haya perseguido, o cese de perseguir el enjambre dos días consecutivos, podrá el poseedor de la finca ocuparlo o retenerlo.

El propietario de animales amansados podrá también reclamarlos dentro de veinte días, a contar desde su ocupación por otro. Pasado este término, pertenecerán al que los haya cogido y conservado.”

 Por todo ello, teniendo el caballo en mi opinión, la condición de “animal amansado”, si transcurre el plazo anteriormente señalado y nadie reclama su titularidad podrá proceder a reseñarlo e inscribirlo a su nombre en la correspondiente Oficina Comarcal Agraria a la que pertenezca su finca.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA COPROPIEDAD DE UN CABALLO

imagesCAMVOTEELos caballos al igual que el resto de los animales u objetos, pueden ser objeto de titularidad  compartida entre varias personas (socios, amigos, parejas, matrimonio, familiares etc…). La principal ventaja de este régimen consiste en un considerable ahorro en los costes de la compra del équido así como su manutención (pupilaje, veterinario, herraje etc….), los cuales a lo largo del tiempo pueden llegar a ser incluso superiores a los de su adquisición. Otro aspecto positivo lo encontramos en que la monta y entrenamiento lo podremos coordinar con el resto de propietarios con lo que si no disponemos de mucho tiempo durante la semana, evitaremos la obligación de tener que mover a diario el animal, situación que es ideal para jóvenes estudiantes o profesionales con amplias jornadas laborales. La participación de cada comunero en el animal se denominan “cuota”, siendo esta la medida o porcentaje a tener en cuenta para la resolución de cuestiones tan importantes como son el reparto de los gastos, de los premios o incluso de los beneficios tras su posible venta.

A nadie debe sorprenderle que en un régimen de copropiedad, puedan surgir situaciones de conflicto, dado que las decisiones nunca deberán tomarse unilateralmente sino de forma consensuada entre los restantes partícipes, de ahí que este sea el principal inconveniente de esta modalidad, puesto que la salud del condominio dependerá en gran medida de que pervivan las buenas relaciones entre los copropietarios.

Podemos evitar una gran parte de las posibles situaciones de conflicto que se puedan producir en el futuro, si en el momento de la adquisición del caballo, redactamos un documento que a modo de pacto societario se establezcan con suficiente claridad y concisión las principales condiciones  por las que va a regirse el uso y disfrute del animal. A título meramente enunciativo, entendemos que este documento debería reflejar, las cuotas de participación de cada propietario y las mayorías necesarias para alcanzar acuerdos en aquellos aspectos no acordados con anterioridad, el lugar de estabulación del caballo, el régimen de monta o entrenamiento por parte de los comuneros y su posible participación en competiciones, el veterinario que se va a ocupar de su salud, su posible utilización para cubriciones, la creación de un fondo de reserva para hacer frente a los gastos necesarios del mantenimiento, (cuantía y plazos de dichos pagos), establecimiento de limitaciones en la transmisión de las cuotas, asunción de pacto de indivisión durante un periodo de tiempo determinado, así como la fijación de causas específicas que den lugar a la extinción de la comunidad, como pueda ser la presentación de una oferta de compra en un precio determinado, el divorcio o incluso el fallecimiento de alguno de los copropietarios.

Presentación libro en Madrid Horse Week

 

 

mhw 3

El pasado sábado 29 de noviembre dentro de las actividades culturales programadas por Madrid Horse Week en IFEMA, fue presentada la obra “Conflictos legales en los deportes hípicos” Editorial Reus (Madrid 2014) de la que es autor el abogado Fernando Acedo Lluch.

La obra fue presentada por Luis Poncela, director de la Revista Ecuestre y del portal www.ecuestreonline.com quien destacó la novedad editorial y su enorme utilidad como libro de consultas tanto para el profesional como el aficionado al caballo y los deportes hípicos.

En esta segunda edición de Madrid Horse Week, se han realizado numerosas actividades relacionadas con el mundo del caballo paralelamente a la competición deportiva que alberga el 6º Concurso de Saltos Internacional de la liga europea de la Copa del Mundo Longines y un Concurso de Doma Internacional 3*.

 

APERTURA DE UN PONY CLUB

 

imagesCAJM35J1La explotación de cualquier actividad económica, máxime dentro del ámbito rural, requiere un gran número de autorizaciones y actuaciones muy diferentes en función del lugar donde radique la finca, dado que intervienen administraciones de distintos ámbitos con competencias en la materia, (Ayuntamiento, Comunidad Autónoma y Estado).

 En primer lugar, debemos comprobar que las instalaciones con las que actualmente cuente la finca rustica (tales como cuadras, guadarnés, vestuario, almacenes, naves y vivienda), están legalizadas desde el punto de vista urbanístico y que sea legalmente posible añadir otras construcciones accesorias que pudiera necesitar para su negocio. Para ello deberá contactar con el área de urbanismo del Ayuntamiento donde radique la finca y le confirmen que las construcciones actuales se encuentran dentro de ordenación y así mismo les exponga su proyecto sobre las nuevas instalaciones que pretende realizar, para confirmar que estas son legalizables.

 Por otro lado, en el mismo Ayuntamiento, solicitaremos información sobre los aspectos necesarios para poder solicitar una licencia de apertura para una actividad de club hípico. Esta solicitud necesariamente deberá venir acompañada de un proyecto técnico suscrito por un profesional cualificado (arquitectos, arquitectos técnicos, aparejadores e ingenieros técnicos industriales) que permita emitir los correspondientes informes municipales, que variarán según las características y dimensión del negocio (informes urbanísticos, industriales, sanitarios, medioambientales o jurídicos). El proyecto debe contemplar todas las características del establecimiento y de la actividad a desarrollar: planos de ubicación y distribución, dimensiones, reformas a realizar, instalaciones y cumplimiento de las normas aplicables, tales como la prevención de incendios, la gestión de residuos orgánicos,  la accesibilidad de personas discapacitadas, etc…,

 Otro aspecto muy importante a tener en cuenta, lo encontramos en el Real Decreto 804/2011 de 10 de junio, por el que se regula la ordenación zootécnica, sanitaria y de bienestar animal de las explotaciones equinas, en cuyo artículo segundo se señala que se entenderá como explotación equina cualquier instalación, construcción o, en el caso de la cría al aire libre, cualquier lugar en los que se tengan, críen o manejen équidos o se expongan al público, con o sin fines lucrativos.

 Respecto a las condiciones de ubicación de las explotaciones, señala la citada norma en su articulado, que deberá respetar una distancia mínima de 200 metros con respecto a otras explotaciones equinas salvo los pastos, o con respecto a cualquier otro establecimiento o instalación que pueda presentar un riesgo higiénico-sanitario. Además, deberá respetar una distancia mínima 100 metros de las siguientes vías públicas: ferrocarriles, autopistas y autovías, y a más de 25 metros de cualquier otra vía pública, salvo aquella por la que se acceda directamente a la entrada de la explotación, vías pecuarias, calzadas romanas u otras vías sin asfaltar. Quisiera destacar igualmente, el contenido del apartado tercero y cuarto del artículo cuatro del referido Real Decreto en el que encontraremos un listado con las condiciones generales de las construcciones e instalaciones y las Condiciones higiénico-sanitarias que deberá contar la explotación, así como el artículo cinco dedicado al Registro de Explotaciones Equinas que será gestionado a través de la Comunidad Autónoma donde radique la explotación.

 Una vez obtenidas las autorizaciones pertinentes, habrá que decidir qué forma jurídica debe tener esta actividad. En líneas generales, una empresa puede nacer como autónomo, como sociedad limitada, puede ser una sociedad anónima o incluso como un club deportivo. Aunque hay otras figuras jurídicas, éstas son las más comunes. Para decidir qué figura utilizar, deberá valorar convenientemente las necesidades económicas, si va a contar con algún socio y el régimen fiscal más conveniente para la actividad.

 

Si por un error de diagnostico se produjera la muerte de mi caballo ¿Sería posible interponer una demanda judicial por mala praxis veterinaria?

images59MI2XBLLa responsabilidad médico-veterinaria basada en la negligencia profesional por infracción de la lex artis responde a idénticos parámetros que la medicina humana, el médico no se compromete a curar, sino a intentar curar, obligándose a la utilización de cuantos elementos conozca la ciencia (médico-veterinaria) de acuerdo con las circunstancias crónicas y tópicas en relación a un animal concreto, dando la información del diagnóstico, pronóstico, tratamiento y riesgos.  En todo caso, el vetarinario deberá realizar las pruebas necesarias para emitir un diagnóstico exacto, siendo por tanto censurables y generadoras de responsabilidad civil todas aquellas conductas en la que se da omisión, negligencia, irreflexión, precipitación e incluso rutina, que causen resultados nocivos.

En el supuesto planteado resulta fundamental acreditar mediante todos los medios de prueba a nuestro alcance que el veterinario emitió un diagnóstico erróneo así como la no realización de pruebas tendentes a detectar una patología de especial gravedad, lo que constituye una exigencia propia del debido cumplimiento de la obligación de medios que el veterinario asume por la prestación de sus servicios y que resulta acorde y exigible de conformidad con la Lex artis y que no llevó a cabo.

Por todo ello, entendemos la existencia de responsabilidad civil contractual derivada de culpa profesional debiendo responder de los daños y perjuicios causados al propietario del animal tanto por la pérdida del mismo, como por los gastos veterinarios, y de eutanasia del équido, pudiendo ser reclamados los mismos a través del oportuno procedimiento judicial ante la jurisdicción civil.