Home » Articles posted by facedo

Author Archives: facedo

TEN THINGS TO CONSIDER BEFORE BUYING A HORSE

1º. Although it seems obvious, writing a simple contract will avoid many future problems. It is also important to sign the date and the place of subscription of the document, to determine the applicable law and be able to compute the deadlines to claim for any type of breach.

2º. It is important to pay attention in order to accurately fill in all the information of the seller and buyer. In addition, we need to ensure the seller is the true owner of the horse.

3º. The horse must be identified as widely as possible, including all documentation that is available: The Certificate of Origin, Equine Identification Document or Passport, Microchip Number, etc…

 4º. The price is an essential element as well as the form of payment. I recommend always documenting the price paid otherwise in case of conflict, it can be complicated to reclaim the money.

5º. It is important to remember that buying a horse is not tax free. Therefore, we must be aware of the tax laws in effect at the location where the horse is bought.

6º. The object or discipline to which the horse is destined is very important to note because if the horse does not meet the requirements of the discipline, the contract could be declared null and void. This is independent from the legal terms regarding the exercise of actions for hidden defects.

7º. It is recommended to obtain a pre-purchase veterinary exam. The results from this exam should be included in the sale contract because it could shift the responsibility, in the event of an error in the exam, from the seller to the veterinary.

8º. We know that a horse can be injured or sick at any time, so it is recommended to indicate the place and time of delivery of the horse to the buyer. Also to determined who is responsible for the expenses and responsibility for the transport if needed.

9º. Regarding the deadlines to claim for hidden defects, the parties can freely agree on a longer period, an aspect that can make more secure the sale and appeal to both the buyer and seller.

10º. Finally, we recommend a provincial capital court be designated as an express jurisdiction for litigation, in order to avoid the higher costs of travel and delay that the competent courts in the rural area usually accumulate.

EQUESTRIAN CENTER LIABILITY RELEASE

Horses and ponies bring a great deal of pleasure to those around them but they are unpredictable animals. Anyone who works around, handles, or cares for them should understand the risks. Those of you who run your own equestrian business, no matter how big or small, understand that horses can be dangerous animals and accidents do happen.

The responsibility is greater when you are an instructor because you have a duty to ensure your clients are riding safely. Failure to do so may result in an incident which causes your client to suffer injury or property damage. This can lead them making a claim against you if you are found negligent, leading to high costs. You can be sued for compensation for death, injury, or damage to private property caused by horses.

A waiver and release form is typically used to protect an equestrian center or their instructors from liability resulting from dangerous activities by asking the client to sign a release prior to participation. Liability Waiver forms are provided for both adults and minors. Despite the regular use of liability forms, there is a widespread skepticism about their effectiveness. In fact, many Courts have even declared the liability release to not be worth the paper.

Although every jurisdiction has its own criteria for determining the enforceability of release language, the fact is a well written liability release will provide a strong defense before and after a lawsuit has commenced. Therefore, the terms of a liability release should thoroughly inform the participant of the inherent risks related to equestrian activities. The more specific, the better.

A generic statement such as “horseback riding can be dangerous” does not sufficiently explain the risks. The liability release should include an explanation as to why horseback riding can be dangerous and should specify all parties being released including the business entity, the owners, the employees, and the independent contractors. It is equally important that the proper parties sign the liability release.

A person signing a liability release can only sign away his or her own rights. Thus, it is necessary that family members, guests, and spectators sign liability releases as well. However, minors cannot sign away their legal rights. It is important to have a parent or guardian sign a liability release. This serves merely as a release to the parents’ own right to sue, not their child’s right.

In general, liability releases should be considered to protect yourself and your equine business. It is essential that a knowledgeable lawyer carefully scrutinizes your liability release to ensure compliance with state laws and optimal protection for you. If you are an equestrian center owner, an equestrian instructor or involved in equestrian sport-related matters and require a liability waiver form, it is important to seek advice with an equestrian lawyer.

Consejos para defender a un socio ante la apertura de un expediente disciplinario por un Club Hípico

El artículo 22 de la Constitución Española proclama el derecho fundamental de asociación, teniendo estas entidades plena libertad de auto organización con base en lo que determinen sus estatutos, incluyendo la potestad disciplinaria.

Ahora bien, el ejercicio de la potestad disciplinaria por parte de un Club Hípico al igual que cualquier otra asociación, exige la obligación de tramitar un procedimiento disciplinario reglado con unas mínimas garantías procesales, en el que se informe previamente al socio expedientado de la apertura del expediente, los hechos que han motivado la incoación del mismo, la tipificación de la infracción cometida y el derecho a efectuar alegaciones.

La omisión del derecho del socio a realizar alegaciones y proposición de pruebas o la inexistencia de un reglamento disciplinario que tipifique expresamente la inflación que ha motivado la apertura del expediente serían argumentos suficientes para la nulidad de la posible sanción. No obstante, siempre es conveniente realizar un escrito negando los hechos, o en su caso argumentado los motivos que pudieran justificar lo ocurrido con la aportación de todas las pruebas de descargo que estuvieran a nuestro alcance, toda vez que cuando no podamos conseguir la nulidad o el sobreseimiento y archivo, existe siempre un margen para que nos apliquen la menor sanción posible en base a las circunstancias atenuantes que acreditemos.

El Tribunal Constitucional se ha pronunciado en numerosas ocasiones sobre esta materia, señalando que las Asociaciones además de respetar en todo caso el derecho de audiencia y contradicción en la tramitación de un expediente disciplinario, deberán cuidar que las resoluciones contengan una base razonable para el acuerdo de expulsión, por lo que cuando la resolución sancionadora de la Junta Directiva del Club no cumple ninguna de estas premisas podremos proceder a su impugnación en el plazo de caducidad de cuarenta días naturales desde su notificación, mediante la presentación de una demanda civil de impugnación de acuerdos sociales ante los Juzgados de primera instancia de la localidad donde la asociación tenga su domicilio social.

¿Es lícito el cobro de comisiones por parte de los profesores o entrenadores en las compraventas de caballos de sus alumnos?

Tradicionalmente en el sector ecuestre, es bastante habitual que se devenguen comisiones entre los profesionales que intervienen en el asesoramiento para la compra o venta de un caballo. Estos pagos serían lícitos siempre y cuando el comprador conozca de su existencia y se emitan las facturas correspondientes con transparencia y claridad.

El supuesto contrario, esto es, el cobro de comisiones por parte del profesor o entrenador sin el conocimiento y autorización de la parte compradora, situación que es mas habitual de lo deseable, además de ser a nuestro juicio moralmente reprobable, podría llegar a suponer, además de otras infracciones de índole fiscal, un ilícito penal si, como consecuencia del asesoramiento del profesor, en quien el alumno y su familia han depositado toda su confianza, éste le incita a comprar un caballo que no es apto para su nivel o características, con el único fin de embolsarse una jugosa comisión y todo ello en connivencia con la parte vendedora.

¿Podemos reclamar ante el robo de una montura en las instalaciones del Club Hípico donde está estabulado nuestro caballo?

El contrato de pupilaje o manutención es un contrato atípico y complejo en el que se combinan distintas relaciones jurídicas, ya que implica un contrato de arrendamiento de cosa, para la cuadra; un contrato de arrendamiento de servicios, para el cuidado del animal; un contrato de obra, para la comida y, finalmente, un contrato de depósito necesario de los efectos introducidos en el Club Hípico con ocasión del pupilaje, en este caso del caballo, montura y demás guarniciones.

El artículo 1766 del Código Civil, establece como norma general que el depositario queda obligado a restituir la cosa cuando le sea pedida por el depositante, regulándose su responsabilidad en los casos de pérdida o sustracción. Ahora bien, la jurisprudencia y doctrina científica nos enseña que debe distinguirse el contrato de depósito propiamente dicho, que no tiene otra finalidad sino la guarda y custodia de bienes a disposición del depositante, de otros negocios jurídicos en los que como en el presente supuesto, el deber de custodia es accesorio a otras prestaciones con finalidad y naturaleza jurídica diferentes. En estos casos, se admiten determinadas matizaciones respecto al deber u obligaciones que correspondería al mero depositario y por tanto, el Club podría quedar exonerado, si acredita haber tomado todas las medidas de seguridad a su alcance para evitar el robo, o bien el cliente usuario de las instalaciones, hubiera tenido una falta de diligencia o no hubiese cumplido con las normas de seguridad establecidas por el Club a estos efectos.

Llegados a este punto y aunque será necesario analizar todas las circunstancias de cada caso, mi opinión inicial sería favorable a la reclamación, toda vez que aunque existiera un cartel indicando que la dirección del Club no se hace responsable de las sustracciones que se produzcan en las instalaciones hípicas, ello no les exime de su obligación de desplegar la diligencia normal para la guardia y custodia de las cosas, según las circunstancias de las personas, tiempo y del lugar y en consecuencia si el Club hípico no realizó correctamente su deber de vigilancia, deberá indemnizar a su cliente del perjuicio causado por la sustracción de la montura.

DIEZ CONSEJOS PARA REDACTAR UN CONTRATO DE COMPRAVENTA DE CABALLO

Looking over a horse lease agremeentEn infinidad de ocasiones mis lectores me han solicitado un modelo de contrato de compraventa de caballo con el objeto de salir del paso de cualquier acuerdo rellenando sus casillas como si fuera un formulario. Sin embargo, al igual que no existen dos caballos iguales, la utilización de un formulario tipo nos puede llevar a cometer importantes errores si no tenemos en cuenta que cada negocio es distinto en función de los pactos y circunstancias personales de las partes, de ahí que en vez de facilitaros un modelo, he considerado más adecuado reflexionar sobre los diez aspectos más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de elaborar este importante documento:

 1º.- Aunque parezca una obviedad, la fecha y el lugar de suscripción del documento tienen importantes consecuencias jurídicas, tanto para determinar la Ley aplicable, como para poder computar los plazos para reclamar por cualquier tipo de incumplimiento.

 2º.-Coviene que nos fijemos en cumplimentar correctamente todos los datos del vendedor, del que debemos asegurarnos que es el verdadero dueño del caballo, así como los datos del comprador. Los domicilios de ambas partes tendrán importantes efectos legales, tanto por ser el lugar donde tendrán que practicarse las notificaciones como en el supuesto que hubiera que interponer una acción judicial y no se haya pactado un fuero expreso.

 3º.- El caballo objeto de la compraventa debe estar identificado de la forma más amplia posible, indicando toda la documentación de la que se disponga, su Carta de Origen si la hubiere, Documento de Identificación Equina o Pasaporte, número de microchip, OCA en la que esté inscrito etc…

 4º.- El precio es un elemento esencial como también la forma de pago, en este sentido, aunque nos preocupen las consecuencias fiscales tanto por la prohibición de realizar pagos en efectivo superiores a mil euros, como por los impuestos que se devenguen por la compraventa, recomiendo reseñar siempre el precio real de la operación ya que de lo contrario, en caso de conflicto nos resultará muy complicado poder reclamar la devolución del dinero.

 5º.- Con respecto a los impuestos que gravan la compraventa, debemos saber que si la compra se realiza entre particulares, estará exenta de IVA pero devengará el impuesto de Transmisiones Patrimoniales cuyo pago corresponde al comprador y cuyo tipo impositivo suele estar en torno al 4%. Pero si la compraventa se realiza por un vendedor que tenga la condición de profesional hípico, como pudiera ser un marchante, un ganadero o un jinete profesional, la operación estaría sujeta al IVA, al tipo general aplicable en el momento de la transmisión (actualmente al 21%).

 6º.- El objeto o disciplina al que se destinará el caballo es importantísimo, ya que si por ejemplo compramos un caballo para competir en doma clásica y resulta que éste no reúne dichas cualidades aunque sirva para otros fines, el contrato podría declararse NULO con independencia que se hayan rebasado los plazos legales de cuarenta días para el ejercicio de las acciones por vicios ocultos.

 7º.- La realización o no de un examen de pre compra, es un dato que conviene dejar recogido en el contrato de compraventa, ya que se podría desplazar la responsabilidad del vendedor al veterinario que realizó el examen, en caso de error en su dictamen.

 8º.- Sabemos que un caballo puede lesionarse o enfermar en cualquier momento, por lo que resulta conveniente señalar el lugar y momento de la entrega de la posesión del caballo y si hubiera que transportarlo determinar quién corre con los gastos y responsabilidad de dicho traslado.

 9º.- Respecto a los plazos para reclamar por vicios ocultos, nuestro Código Civil establece que las acciones tendrían que interponerse en el plazo de cuarenta días naturales. En la práctica hemos visto que es muy difícil cumplir estos plazos por lo que en base al principio dispositivo que rige en nuestro derecho civil, las partes libremente pueden acordar un plazo mayor, por lo que es un aspecto que intensaría negociar en función de los intereses del comprador y vendedor.

 10º.- Por ultimo recomendamos que se designe un Juzgado de capital de provincial como fuero expreso para caso de litigio, evitando los mayores costes de desplazamiento y retraso que suelen acumular los juzgados competentes en el ámbito rural.

DIEZ CONSEJOS PARA LA CESIÓN DE UN CABALLO A FRUTO POR PENSIÓN

images

1º.- Redactar el acuerdo por escrito en el que se recojan de manera clara y sencilla todas las condiciones del acuerdo, evitando con ello posibles situaciones de conflicto en el futuro.

2º.-La duración o plazo de la cesión es un elemento esencial de este contrato. Recomendamos que se establezca un plazo inicial mínimo que puede fijarse en meses o en años y que con posterioridad se produzca su prórroga automática si ambas partes están de acuerdo, indicándose también que con un preaviso de 30 días, el contrato puede quedar resuelto en cualquier momento a instancia de cualquiera de las partes.

3º.- Sería conveniente reseñar el lugar donde va a quedar estabulado el caballo, ello sin perjuicio que el jinete pueda estar autorizado para realizar salidas temporales con el animal.

4º.- El uso para el que se destina el caballo es importante, así como la necesidad de autorización del propietario de cualquier otro uso del caballo que quiera realizar el jinete.

5º.- Las obligaciones del jinete que recibe el caballo deben quedar convenientemente reflejadas en el documento, estas principalmente consistirán en la monta y adiestramiento del caballo así como practicarle los cuidados y manutención necesarios para su bienestar.

6º.- La suscripción de estos acuerdos suele realizarse a título personal, donde las cualidades del jinete son importantes, por ello resulta interesante establecer una prohibición de la cesión del caballo a un tercero.

7º.- En materia de gastos, es frecuente realizar un diferente tratamiento de los gastos ordinarios (alimentación, herraje, vacunas….) de los extraordinarios como pudiera ser una intervención quirúrgica de urgencia por un cólico u otra enfermedad grave, por lo que se debería establecer quien debe correr con dichos gastos en cada caso.

8º.- La elección de un veterinario también puede ser objeto de fricciones entre las partes, por lo que se podría dejar designado quien va a ser el veterinario de cabecera que debe tratar al caballo.

9º.- La posesión de un animal implica una serie de responsabilidades tanto frente a un tercero que pueda sufrir un daño, como frente a la administracion sanitaria que nos exigirá tener la documentación del animal en regla. Por ello además de obligar al jinete a cumplir la normativa de sanidad animal vigente, recomendamos la suscripción de un seguro de responsabilidad civil.

10º.- Por ultimo recomendamos que se designe un Juzgado de capital de provincial como fuero expreso para caso de litigio, evitando los mayores costes de desplazamiento y retraso que suelen acumular los juzgados competentes en el ámbito rural.

Propiedad de un caballo abandonado

5Hace ya 6 días que apareció un caballo en mi vecindario, hay que decir que somos tres casas en medio del bosque a las afueras del pueblo. Hemos avisado a hípicas de la zona, ayuntamientos, etc y nada. El caballo lo tengo yo, es una finca y tengo mucho espacio. ¿Si no apareciera el propietario que debo hacer si me lo quiero quedar?

Actualmente es complicado que un caballo carezca de dueño por cuanto que en su inmensa mayoría están micro chipados y reseñados con el nombre de su propietarios en un registro ganadero dentro de las oficinas comarcales agrarias (OCA) perteneciente al término municipal donde radique el establo.

Afortunadamente, nuestro derecho que aún conserva una importantísima influencia del Derecho Romano, tiene previsto lo que ocurre con las cosas muebles y animales abandonados conocidas como “res nullius”.

Y en este sentido la solución a tu consulta la encontraremos en dos de los artículos más bonitos en de nuestro Código Civil. El artículo 606 cuyo tenor dice “Se adquieren por la ocupación los bienes apropiables por su naturaleza que carecen de dueño, como los animales que son objeto de la caza y pesca, el tesoro oculto y las cosas muebles abandonadas”. Y el artículo 612 que señala que “El propietario de un enjambre de abejas tendrá derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno, indemnizando al poseedor de éste el daño causado. Si estuviere cercado, necesitará el consentimiento del dueño para penetrar en él.

Cuando el propietario no haya perseguido, o cese de perseguir el enjambre dos días consecutivos, podrá el poseedor de la finca ocuparlo o retenerlo.

El propietario de animales amansados podrá también reclamarlos dentro de veinte días, a contar desde su ocupación por otro. Pasado este término, pertenecerán al que los haya cogido y conservado.”

 Por todo ello, teniendo el caballo en mi opinión, la condición de “animal amansado”, si transcurre el plazo anteriormente señalado y nadie reclama su titularidad podrá proceder a reseñarlo e inscribirlo a su nombre en la correspondiente Oficina Comarcal Agraria a la que pertenezca su finca.

El derecho de retención de un caballo por deudas

retencion

¿Existe el derecho de retención de uno o varios caballos por deudas? ¿Podríamos cobrar esa deuda adjudicándonos un caballo en propiedad?

 Respecto al derecho de retención, entendemos que es posible y defendible jurídicamente siempre y cuando la deuda traiga causa de los gastos generados por los caballos que tengamos depositados bien para pupilaje o adiestramiento y monta. Así el artículo 1780 del Código Civil, determina que el depositario puede retener en prenda la cosa depositada hasta el completo pago de lo que se le deba por razón del depósito. Analógicamente se podría invocar el artículo 1600 del Código Civil, que afirma que quien ha ejecutado obra en cosa mueble, tiene derecho a retenerla en prenda hasta que se le pague. También encontramos en el Código de Comercio, algunos artículos que contemplan este derecho de retención, por ejemplo el 665 que establece que el cargamento estará especialmente afecto al pago de los fletes y el 703, que señala que el capitán para cobrar el precio del pasaje y gastos de manutención, podrá retener los efectos pertenecientes al pasajero.

Una vez ejercitado el derecho de retención, de manera automática, no podemos adquirir la propiedad de un caballo en compensación por la deuda, sino que resultará necesario interponer una demanda de reclamación de cantidad ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del propietario y en el supuesto de que obtengamos una Sentencia favorable y firme, podremos instar la ejecución sobre los bienes del demandado, entre los que se encuentra el caballo retenido, que tendría que ser sacado a pública subasta previa tasación por un perito, que establecerá cuál es su valor en el mercado. Si no existieran postores, o las pujas resulten inferiores al precio de mercado del caballo, podremos adjudicárnoslo y con ello enjugar la deuda, debiendo reintegrar el sobrante si lo hubiere, al anterior propietario demandado.

Los impuestos que gravan la compraventa de un caballo

Dibujo

La adquisición de un caballo, como la de cualquier otro semoviente objeto del comercio, lleva aparejada el devengo de diferentes impuestos en función de que la operación se realice entre particulares o en la misma intervenga como vendedor un profesional o un empresario ganadero.

La compraventa de un caballo llevada a cabo entre dos particulares, está sometida al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Este impuesto está transferido a las Comunidades Autónomas, y son ellas las que fijan una serie de baremos y dictámenes para su aplicación. Generalmente el tipo impositivo para estas operaciones se encuentra en el 4% del valor del animal.

El plazo para el pago del impuesto es de un mes desde la fecha de la transmisión, y el procedimiento que debe seguir el sujeto pasivo (comprador) es cumplimentar el modelo de autoliquidación del impuesto, en el que la base imponible para calcular el impuesto será el precio del caballo reseñando en el contrato de compraventa. Posteriormente deberá ingresar el importe autoliquidado y presentar la carta de pago junto con el contrato de compraventa y fotocopia del DNI del vendedor y comprador en la Delegación de Hacienda correspondiente.

Por otro lado, si la compraventa se realiza por un vendedor que tenga la condición de profesional o un por un ganadero, estaría sujeta al IVA, al tipo general aplicable en el momento de la transmisión (actualmente al 21%). En este sentido, la Resolución 3/1999 (Boletín Oficial del Estado de 5 de agosto de 1999) de la Dirección General de Tributos señalaba que tributa al tipo general del IVA la venta de animales que tengan un fin inmediato, específico y distinto del consumo humano, como los animales reproductores y, entre otros, los toros de lidia, los caballos de carreras, gallos de pelea y las palomas mensajeras.